Con las vidas tan ajetreadas que llevamos, sería perfecto poder pulsar el botón de pausa de vez en cuando ¿verdad?, aunque sea solo porque nos sentimos mínimamente cansados o con poca energía. Para evitar acabar siempre tomándonos un café cuando esto sucede, a continuación te dejamos una serie de consejos naturales que te ayudarán a conseguir esa energía extra que necesitas.

1. Un ejercicio rápido

No te preocupes, no te vamos aconsejar ir al gimnasio, entendemos perfectamente que es la última cosa que te apetece hacer cuando te acabas de despertar. En su lugar, trata de hacer unos pequeños saltos en tu casa o incluso dar un paseo rápido alrededor del edificio. Esta mínima actividad física es suficiente para darte la energía que necesitas en estos momentos.

2. Comer proteína para impulsar tu día

Esta es una de las soluciones más simples. Cuando sientas que tienes un bajón de energía, come algo rico en proteínas. Frutos secos, yogur griego, atún, huevos duros o salmón en lata son algunas de las opciones fáciles y rápidas.

3. El tamaño sí que importa

Ya que estamos hablando de comida, es importante que sepas que es mejor comer poco varias veces al día que 3 veces de forma copiosa. Según un estudio realizado en la Universidad de Harvard, comer mucho en una comida puede hacernos sentir somnolientos, pero si, por el contrario, extendemos las calorías en varias comidas más pequeñas, estabilizamos nuestro nivel de energía.

4. Aprovechar la naturaleza

Hay una razón por la que nos sentimos más agotados en invierno que en otra estación del año: la falta de luz solar. Según la Clínica Mayo, a menos luz solar menos producción de serotonina, hormona que influye en nuestro nivel energético. Pero ahora que estamos en primavera, puedes tomar el sol 15 minutos al día, siempre con protección solar, y te sentirás menos cansada y lenta. ¡También puedes animarte a dar un paseo después de la comida!

5. Hablar con los demás

Quizás no lo sepas, pero el simple hecho de hablar con alguien también puede darte más energía. A veces charlar sobre lo que ha sucedido durante el día antes de irte a la cama, puede ayudarte a dormir mejor y despertarte al día siguiente como si hubieras hecho un “reset”. No sólo estarás más alerta, sino que también hablando evitarás el aislamiento social.

6. Más meditación, más ejercicio

Sin duda no sorprende: la meditación es la panacea para muchos de los problemas de la vida, incluyendo tu nivel de energía. Lo mejor es que puedes meditar en cualquier momento durante las horas de trabajo, y disfrutar del impulso mental que necesitas.

 

Este post también está disponible en: Inglés Holandés Danés Francés Alemán Bokmål Portugués, Portugal Sueco

Leave a Comment

Error: Please check your entries!