Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail to someoneshare on Tumblr

“Controlar nuestra respiración es controlar nuestros cuerpos y mentes” -Thich Nhat Hanh.

¿Sabías que respiramos de 5,000 a 30,000 veces al día? Nuestra respiración es algo a lo que no solemos dar importancia. Pero en realidad es algo bastante desconocido y que tiene un gran poder en nosotros. Literalmente, nos mantiene vivos.

De acuerdo con el Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre de Estados Unidos, la respiración se regula en un centro de control en la base de nuestro cerebro. “El centro manda señales a la columna y a los músculos implicados en la respiración.” Funciona a través de sensores en el cerebro, en los vasos sanguíneos, los músculos y pulmones con los que se ajusta el ritmo respiratorio a las necesidades del momento como el ejercicio físico o estrés emocional.

Muchas tradiciones, en cualquier caso, mantienen que la respiración es mucho más que una serie de señales y respuestas fisiológicas: es la clave de la vitalidad y la longevidad y ayuda a mantener un cierto equilibrio físico y psicológico. No deja de ser sorprendente, ya que la respiración es la única parte de nuestro sistema nervioso sobre la que tenemos un control consciente. Y esta es la clave.

Aprender y practicar algunas técnicas de respiración puede ser muy útil, beneficioso para el equilibrio mental y también sanador.

  1. ¿Necesitas liberar estrés?
    Ejercicio: Respiración abdominal rítimica

Cómo hacerlo: siéntate en una posición cómoda con la columna recta. Inhala lentamente mientras cuentas hasta siete. Aguanta un segundo. Exhala lentamente en siete tiempos. Repítelo durante 3 a 5 minutos.

Importante: Asegúrate de que tu abdomen y tu pecho están activos. Al inhalar, tu barriga debe hincharse de aire, separándose de la columna. Al acabar la exhalación, acerca tu barriga a la columna.

  1. ¿Necesitas equilibrio?
    Ejercicio: Nadi Shodhana o respiración reequilibrante

Cómo hacerlo: siéntate cómodamente con la columna recta.

1. Es importante que pongas tu mano en la posición correcta: dobla tus dedos índice y corazón de tu mano derecha sobre la palma.

2. En esta posición, acerca la mano derecha a la nariz y tapa el orificio izquierdo con el dedo anular presionando la aleta de la nariz sobre el tabique nasal.

3. Inhala a través del orificio derecho.

4. Bloquea el orificio derecho con el pulgar y exhala a través del orificio izquierdo.

5. Manteniendo el orificio derecho tapado, inhala a través del izquierdo.

6. Bloquea el orificio izquierdo con el dedo anular y exhala a través del izquierdo.

7. Repite la secuencia, cambiando siempre de orificio al acabar la inhalación.

Importante: No repitas el ciclo más de 7 veces al cuando empieces a practicar esta respiración. Un ciclo consiste en inhalar por la derecha, exhalar por la izquierda inhalar por la izquierda y exhalar por la derecha.

  1. ¿Necesitas despejarte y tener más energía?
    Ejercicio: Respiración en tres tiempos.

Cómo hacerlo: siéntate cómodamente con la columna recta.

1. Inhala en tres tiempos iguales. (Inhala un tercio y haz una pausa. Inhala dos tercios y para. Inhala el resto y para.)

2. Inhala lentamente en una sola exhalación continua hasta el final.

Sigue así de 3 a 5 minutos. Inhala en tres tiempos con una pausa entre cada unos de ellos. Exhala lentamente.

Este post también está disponible en: Inglés Holandés Francés Alemán Sueco

Leave a Comment

Error: Please check your entries!