Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail to someoneshare on Tumblr

“Preguntar qué quieres tener es en realidad preguntar cómo quieres vivir tu vida.”

— Marie Kondo, La Magia del Orden

La autora del bestseller del New York Times Marie Kondo, aclamada como la “mujer más organizada del mundo” ha construido un imperio enseñando a la gente de todo el mundo a cambiar sus vidas, reduciendo el desorden que las contamina. En su libro La Felicidad después del Orden, sugiere que la única manera de determinar qué guardar y qué tirar es sostener ese objeto cerca de ti y preguntarte “¿Me hace feliz?”. Si no es así, su sitio ya no está contigo.

No hay duda de que Kondo ha alcanzado el reconocimiento internacional —vivimos tiempos complicados y nos esforzamos por hacer que nuestro entorno no lo sea tanto. Estamos sobrepasados por la ingente cantidad de cosas que tememos, acumulamos tantas posesiones que a menudo no podemos recordar todo lo que tenemos. Es una tan costumbre universal, que ha surgido toda una industria para ayudar a la gente a organizar sus espacios y deshacerse de las cosas que ya no necesitan. Kondo y otros profesionales como ella aparecen en programas de televisión, hacen cursos y copan los primeros puestos de los libros más vendidos recordándonos que una casa ordenada es una casa feliz.

Apegarse a las cosas que ya no necesitamos es, a menudo, una consecuencia de consumir demasiado. Tenemos demasiadas cosas y eso no nos hace felices. Además, estamos demasiado ocupados para deshacernos de lo viejo y hacer hueco para lo nuevo. Esa es la razón de por qué siguen llenando nuestros armarios prendas que estaban de moda hace una década o de que ese calendario de 2015 aún esté colgado en la pared. Pero, tomarte el tiempo de mirar a tu alrededor y librarte de lo que te sobra tiene aún muchos más beneficios que hacer tu vida más fácil; también puede marcar una diferencia en la vida de los demás.

Tirar cosas puede ser un paso difícil, ya que pensamos que aunque ahora no usemos algo podríamos necesitarlo en un futuro. Puede que también pienses en el medio ambiente y los basureros cada vez más desbordados te preocupen. Estamos de acuerdo, para ello están las tiendas de segunda mano. Es posible que ya hayas comenzado a hacer una pila para llevar a la que tienes más cerca de ti cuando tengas un rato. Desgraciadamente, enfocarlo de esta manera es un concepto lo bastante abstracto como para olvidarlo y que simplemente sigas añadiendo más ropa a la misma pila.

Esta es la razón por la que es una buena idea dar nuestras cosas. Esa silla desparejada que sigue acumulando polvo en una esquina del comedor puede ser una fantástica silla de escritorio para un estudiante universitario. Tal vez te sigas aferrando a ese suéter morado, aunque no sea ni tu color, ni tu estilo, aunque funcionaría mucho mejor como vestido de punto para la hija de tu vecina. Quizás esa pila de revistas que has estado acumulando para un día de relax, que nunca llegará, sean muy bien recibidas por la profesora de una escuela de arte para enseñarles la técnica del collage a sus alumnos. Si piensas en otras personas mientras vas despejando tu casa, no solo encontrarás satisfacción cuando veas tu espacio más ordenado, también habrás ayudado a alguien que lo necesitaba.

De esta manera, ordenarás tu espacio y levantarás tu ánimo.

Este blog es el número 6 de las 10 maneras para ser la mejor versión de ti mismo. Descubre cómo traer más salud, felicidad y paz a tu vida aquí.

Este post también está disponible en: Holandés Francés Alemán Portugués, Portugal Sueco

Related posts

Leave a Comment

Error: Please check your entries!