Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail to someoneshare on Tumblr

El verano está a la vuelta de la esquina y con ella viene la oportunidad de estar en la naturaleza, preferiblemente con nuestros amigos y familiares. Es hora de frenar, tomar el sol y crear recuerdos significativos, y no hay mejor manera de tener un verano agradable que haciendo un esfuerzo para practicar el buen karma. Irradiar positividad y las cosas buenas vendrán a tu manera.

Practicar un buen karma implica un poco de trabajo. Significa prestar atención respetuosa a los seres queridos, a nuestro entorno, conectando con la naturaleza. Significa encontrar la belleza en las pequeñas cosas, estar abierto a la nueva sabiduría, a escuchar en silencio. Para construir un buen karma, necesitamos reemplazar nuestra ira, codicia y negatividad con amor y bondad. Estas son todas metas nobles, pero ¿cómo podemos aprovechar mejor el tiempo extra que el verano nos ofrece?

Meditación por la mañana

Prueba esto: tan pronto como te despiertes cada mañana, relájate y piensa en el día que te espera. Tal vez te preguntes lo que esperas de tu día y pienses en cómo deseas interactuar con los demás. Tus intenciones pueden ser muy específicas (“Quiero crear más felicidad”), o las de mantener algunas palabras para el día en mente, como “bondad”, “perdón” o “generosidad”.

Cuenta hasta diez

Debido a que el verano a menudo está lleno de compromisos sociales adicionales, nos encontramos con muchas personas diferentes, y no siempre nos llevamos bien con todas. Cuando eras un niño, probablemente escuchaste la mítica frase “cuenta hasta diez”, antes de reaccionar a una situación negativa. Los adultos también deben usar esta frase: vale la pena detenerse antes de atacar con lo primero que aparece en nuestras cabezas. Esto ayuda a resolver el estrés y nos devuelve en el camino de ser fiel a nosotros mismos y ser verdaderamente buenos para las personas que hay en nuestras vidas. Ambas cosas son esenciales para construir un buen karma.

Vivir con intención

Se trata de un trabajo en progreso, siempre y cuando te estés enfocando en ese progreso viviendo con intención. Este verano, trata de realmente prestar atención a la motivación detrás de tus palabras y acciones. Las intenciones no son las mismas que las metas; no hay ningún resultado a medir, como obtener un aumento de sueldo o perder peso. Las intenciones son más como una actitud o un propósito – y tienen que venir del corazón, para ayudarnos a volver a conectar con lo que de verdad importa. No siempre es fácil, pero hay que seguir intentándolo.

Así que mientras estés en esa barbacoa o día de playa con la familia, recuerda que actuar positivamente y con intención invita a atraer más felicidad en tu vida. Practica el buen karma, y haz de este verano el mejor de todos.

Este post también está disponible en: Inglés Holandés Francés Alemán Portugués, Portugal Sueco

Leave a Comment

Error: Please check your entries!