Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail to someoneshare on Tumblr

Desde la antigüedad, la gente ha ido transformando sus rutinas de baños diarios en experiencias con significado. Actualmente, disfrutar de un baño largo es sinónimo de relajación, pero también tiene poderes curativos.

1. Nos lleva inconscientemente a uno de los momentos más seguros de nuestra vida

Un estudio del 2002 de la Universidad de Wolverhampton demostró que un baño al final del día nos puede beneficiar psicológicamente. La combinación de estar en posición horizontal y rodeado de agua, imita y nos devuelve inconscientemente al vientre materno.

2. Es perfecto para prevenir y aliviar afecciones de la piel

Los médicos a menudo recomiendan baños como complemento al tratamiento indicado, sobre todo en personas con trastornos de la piel como el eczema. Para pieles sanas, sumergirse en un baño ayuda a eliminar las células muertas, causantes en muchos casos de la obstrucción de los poros y de otras posibles infecciones.

3. Mejora la circulación

Cuando estamos sumergidos en agua caliente, nuestros corazón tienen que trabajar un poco más de lo habitual y de forma más eficiente. Esto estimula el flujo de sangre, que siempre es bueno para nuestro cuerpo.

4. Disminuye el estrés

La gran razón por la que la mayoría de nosotros nos sentimos tan aliviados después de un largo y agradable baño, es porque disminuye nuestro nivel de cortisol. El cortisol es la comúnmente llamada “hormona del estrés”, por lo que cuando hay menos en nuestro organismo, nos sentimos mucho mejor.

5. Ayuda a combatir el resfriado común

Aunque no nos podemos escapar de sufrir alguna vez durante el año esta molesta enfermedad, el vapor producido por un baño caliente puede disminuir sus síntomas. Libera las vías nasales y reduce la inflamación.

Aparte de ser una oportunidad perfecta para estar a solas y meditar sobre lo que te ha pasado durante el día, disfrutar de un ritual de baño cuando llegas a casa, tiene innumerables beneficios. Llena tu preciosa bañera de agua tibia y agradables fragancias, enciende algunas velas y deja que empiece la curación.

Este post también está disponible en: Inglés Holandés Francés Alemán Sueco

Leave a Comment

Error: Please check your entries!