Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail to someoneshare on Tumblr

Una de las mejores cosas de meditar es que no necesitas casi nada para empezar a practicarla. Todo lo que necesitas eres tú, un poco de tiempo y un lugar en el que sentarte. En el suelo, en la cama en el sofá o donde prefieras.

Pero no creas que por sentarte en algún lugar vas a conseguir algo, lo sentimos, probablemente tengas demasiadas expectativas. La meditación consiste en alcanzar un estado de paz profunda, lo que sucede cuando la mente está calmada y en silencio. Se trata de dejar tus pensamientos pasar sin identificarlos ni juzgarlos.

Lo que practiques durante la meditación puede ser muy diferente en cada ocasión. Puede ser paciencia – especialmente si la meditación no va de la manera que quieres. O también puede ser amor, generosidad o compasión, por poner algunos ejemplos. Lo que es importante es ser consciente de que todo radica en ti. Eres tú quien tiene que encontrar el amor, la paciencia, el perdón y la aceptación para ti mismo, antes de ofrecérsela a los demás. Y, por supuesto, la meditación puede tener como objetivo de la inconsciencia, dejarse llevar – simplemente ser y respirar.

Es mucho más sencillo de lo que tú piensas, aunque para entenderlo de verdad lo mejor es tener algo de guía al principio. Hay muchísimas apps de gran calidad disponibles para tu teléfono o tableta que te pueden ayudar a comenzar.

En una sesión de meditación guiada, escucharás una voz que te indica las técnicas adecuadas de respiración y te enseña a dejar pasar los pensamientos, en lugar de aferrarte a ellos. Algunas modalidades de meditación se usan sonidos; otras se centran en el cuerpo “escaneándolo” de pies a cabeza.

Puedes meditar con los ojos cerrados. O abiertos. Lo que prefieras. Puedes hacerlo sentado y, una vez seas experto en el arte de la meditación y te sientas cómodo con ella, podrás incluso hacerla cuando vayas caminando por la calle o estés esperando el autobús.

Te sugerimos comenzar meditando 5 minutos por las mañanas, antes de empezar el día o cuando vuelvas a casa, después del trabajo. Todo lo que necesitas es un poco de “Me Time”. Si te sientes bien con esto, puedes ir aumentando el tiempo que dedicas a la meditación. Todo depende de ti.

Con la app de meditación de Rituals puedes probar diferentes tipos de sesiones de 5, 10 y 15 minutos.

Lo más importante es siempre recordar que es algo tan sencillo como: Respira. Despreocúpate de lo demás.

¡Sé feliz!

 

Este post también está disponible en: Inglés Holandés Francés Alemán Sueco

Leave a Comment

Error: Please check your entries!