Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail to someoneshare on Tumblr

Todos tenemos pensamientos negativos, sobre todo hacia nosotros mismos. Esto nos afecta profundamente. ¿Cómo podemos cambiarlo?

La mente humana crea alrededor de un millón de pensamientos cada día. De estos, al menos 100 son negativos. Pero no te preocupes. Es algo muy común. En primer lugar, no debes preocuparte por tenerlos pero también está bien ser consciente de lo mucho que mejora tu vida cuando eres capaz de abandonar estos pensamientos negativos.

Esa negatividad en tu mente puede llegar a hundirte, principalmente por toda esa energía negativa que arrastran. Esto causa estragos en tu sistema nervioso y te impide ser consciente del momento en el que vives.

Por lo tanto, ¿qué puedes hacer con todos esos impulsos negativos de tu mente? ¿Cómo eliminarlos y romper con esa inercia de pensamientos? ¿La mejor manera de darle la vuelta a esta situación es sustituir el pensamiento negativo por uno positivo? Hemos escrito una lista de consejos que te ayudarán a transformarlos en un flujo de pensamiento positivo.

1. Identifica y escribe cada pensamiento negativo
Lo mejor para empezar, es identificar esos pensamientos negativos cuando te llegan y apuntarlos. Probablemente 3 de ellos sean los más recurrentes y seguramente, son los que más te afectan. Ponlos por escrito.

2. Acepta tus pensamientos negativos.
La gente cree que el “pensamiento positivo” es la manera directa de compensar los pensamientos negativos. Pero, antes de eso, debes aceptar que te sientes mal porque le estás prestando atención a toda esa negatividad provocada por tu propia mente. Ya sabes, ¡nadie es perfecto!

3. Transforma tus pensamientos negativos en positivos
Haz un esfuerzo por ser consciente de cómo percibes y etiquetas las cosas y las experiencias. Por ejemplo, en lugar de pensar: “Vamos a sufrir para adaptarnos a este cambio de situación”, deberías pensar: “Tenemos nuevos retos frente a nosotros que nos harán encontrar a soluciones que nos harán felices.” El primer pensamiento tiene un enfoque claramente negativo, mientras que el segundo es positivo y motivador.

Pensar en positivo puede ser duro al principio pero si sabes identificar este modelo de pensamiento y haces un esfuerzo real para cambiarlo,  con el tiempo puede convertirse en un hábito. Muy pronto te darás cuenta de que los pensamientos positivos te ayudan a relajarte, a ser más resolutivo, más cariñoso y ¡a disfrutar más de la vida!

4. Haz una lista de las cinco cosas por las que deberías expresar tu agradecimiento
Ser agradecido ayuda a apreciar lo que tienes. Es bueno escribir una lista de las cosas por las que te sientes agradecido. Puede ser desde que hoy llevas tu camiseta favorita a que hoy brilla el sol o que tu perro siempre te dedica muestras de su amor incondicional.

 

5. Sé persistente
Esto te ayudará a ser persistente: rodearte de gente positiva. Cuando te atrape una espiral de negatividad, habla con gente que te ayude a poner las cosas en perspectiva y no alimente tus pensamientos negativos.

“Todo a lo que te enfrentas, te fortalece y todo a lo que te resistes, persiste.” – Eckhart Tolle

 

Este post también está disponible en: Inglés Holandés Francés Alemán Sueco

Leave a Comment

Error: Please check your entries!