Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail to someoneshare on Tumblr

Rituals beneficia a la gente de todas las edades, pero los bebés en particular prosperan en una secuencia diaria de acontecimientos. Cuanta más regularidad en la vida de un pequeño, mayor es la probabilidad de que el cerebro y el cuerpo se desarrollen adecuadamente: esta es una excelente razón para que cada padre practique rituales diarios con su bebé.

Una rutina diaria no sólo hace que el bebé se sienta seguro y cómodo, sino que también ofrece a los padres una hermosa manera de vincularse con su recién nacido. Como cualquier tipo de ritual, ofrece la oportunidad de relajarse, estar presente en el momento y conectarse en un nivel conmovedor con el diminuto ser humano que estás criando.

Como un padre primerizo, es fácil sentirse abrumado por la falta de sueño y las responsabilidades las veinticuatro horas del día. Es por eso que sugerimos combinar la creación de un ritual (una de las cosas más poderosas y significativas que puedes hacer con tu hijo) con la promoción de una noche de sueño saludable.

Mami la masajista

¿A quién no le gusta un agradable, largo masaje para aliviar la tensión y relajar completamente los músculos y la mente? Los bebés suelen estar encantados con el tacto, y la investigación indica que un masaje antes de acostarse les ayuda a dormir mejor y puede aliviar los calambres estomacales. Algunas instrucciones sencillas para empezar:

1) Pon a tu bebé cómodamente sobre tu estómago, con su cabeza vuelta a un lado.

2) Vierte unas gotas de aceite de bebé en tus manos, y frótalas para calentar el aceite.

3) Comienza a acariciar al bebé desde la frente por encima de su cabeza, luego hasta la nuca.

4) Masajea a través de cada hombro desde el centro del cuello hasta el brazo.

5) Toca las puntas de los dedos por la parte posterior de las piernas de tu bebé.

6) Repite este mismo movimiento a lo largo de los brazos de tu bebé.

Bebé + baño = felicidad

Al igual que el masaje, los baños son conocidos como una manera fácil de desestresarse. A menos que tu bebé se excite demasiado durante el tiempo del baño – salpicando excesivamente y riendo sin parar – es una actividad perfecta para incluir en un ritual nocturno. A pesar de que realmente sólo necesiten bañarse una o dos veces por semana, si utilizas productos que están especialmente diseñados para la piel sensible del bebé (¡la línea de Tiny Rituals es muy recomendable!) puedes hacerlo más a menudo y tu pequeño comenzará a asociar baños con dormir.

Todo el mundo ama una buena historia

Cuéntale un cuento o una historia. A pesar de que tu bebé no será capaz de seguir la narración, se tranquilizará por su sonido favorito, tu voz. Además, los estudios demuestran que la exposición temprana al vocabulario hace que todos los niños estén mejor preparados cuando es hora de que aprendan a leer por su cuenta. Por lo tanto, la incorporación del tiempo de una historia en el ritual nocturno del bebé es a la vez calmante y estimulante.

Para cualquier persona que lucha contra el insomnio, un ritual nocturno es una de las primeras cosas que los profesionales médicos sugieren. Si tu bebé no es muy dormilón que digamos, trata de usar estos consejos y verás que no sólo afecta positivamente la salud de tu bebé, sino que también te acercará a él. Al convertir una rutina cotidiana en momentos de significado, vuestro vínculo sólo se hará más fuerte.

Este post también está disponible en: Inglés Holandés Francés Alemán Portugués, Portugal Sueco

Leave a Comment

Error: Please check your entries!