Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail to someoneshare on Tumblr

Es verano. Estamos al aire libre, absorbiendo los rayos solares en trajes de baño o pantalones cortos, notando que todo el mundo parece estar en un estado de ánimo mejor de lo normal. Es más fácil hacer conexiones cuando te sientes positivo e irradiándolo desde adentro hacia afuera. Incluso podríamos decir que el verano es el momento perfecto para construir un buen karma de relaciones, porque ya tenemos una base de felicidad para construir.

Karma, o la ley de que las cosas buenas te sucederán si haces cosas buenas, tiene un gran impacto en las relaciones y el amor. Todos tenemos a alguien en nuestro círculo que se queja de tener “mal karma” cuando se trata del amor, pero en realidad, no están asumiendo la responsabilidad de su propia mitad del trato. Sólo podemos ser afectados por el mal karma de otros si proyectamos la negatividad. Esa es la forma en que funciona el karma: es causa y efecto, no aleatoriedad.

Practicar un buen karma significa que eres positivo en todo lo que haces, tanto en pensamiento como en acción. Por lo general, las personas se sienten atraídas por la positividad, por lo que un rostro sonriente siempre se considera más atractivo que un ceño fruncido. Este verano, ¿te gustaría atraer más amor a tu vida? Sigue estas pautas kármicas.

1) Considera tus intenciones cuando interactúas con otras personas.

No basta con ser amable; tus motivaciones tienen que ser puras también. Actuar sólo por tu propio interés no es practicar el buen karma.

2) Aprende a perdonar a las personas que te causan dolor.

Aferrarse a viejas heridas no deja espacio para que sucedan cosas buenas. Si empiezas a dudar de eso, piensa en esta cita del coach Allan Martin Osman: “El perdón no los libera de su karma; te libera de la tuya.

3) Ser compasivo siempre que sea posible.

¿Quieres ser tratado con respeto? Todo el mundo lo quiere, desde el director general de una empresa internacional hasta la persona que pide en el metro. Recuerda esto y notarás un cambio radical en tus pensamientos y emociones -y en la forma en que otros te tratan.

Aprovecha la positividad natural que trae el verano y piensa si tu energía refleja esa positividad. Si es así, la probabilidad de que sientas (y recibas) más afecto es mucho mayor cuando practicas buen karma.

Este post también está disponible en: Inglés Holandés Francés Alemán Sueco

Leave a Comment

Error: Please check your entries!