Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail to someoneshare on Tumblr

La mentes más brillantes y creativas del mundo tienen algo en común siguen cada día una rutina. Pero no nos referimos solo a cepillarse los dientes por la mañana. Es algo diferente. Algunas de esas rutinas son muy simples, otras extraordinarias y otras son realmente raras: cosas de genios.

Empecemos con Beethoven. El famoso compositor no podía crear sin tener un gran lavamanos cerca, dejaba caer agua sobre sus manos con una jarra una y otra vez hasta que se encontraba en una especie de estado de trance en la que la inspiración fluía y podía ponerse a crear. Y también mantenía el agua corriendo en su interior: consumía unas 50 tazas de té al día. Ejem… ¿algún baño cerca?

Benjamin Franklin, el científico y político americano, tenía algunas costumbres digamos… peculiares. Tomar baños helados era la última moda en salud de su época. Pero a él no le debía parecer lo bastante cool: él prefería darse baños de aire. ¿Cómo? Pues simplemente se pasaba las mañanas trabajando desnudo, hiciera frío o calor. Un personaje sorprendente el viejo Ben.

Winston Churchill era algo menos estricto. Aunque se despertaba a las 7.30 h, se pasaba media mañana trabajando en la cama, hasta las 11 h. ¿Acaso pasan cosas interesantes en el mundo antes de esa hora?

En la cama, se tomaba su tiempo para desayunar, leer los periódicos y revisar la agenda con su secretaria.  Después, se daba un baño, un paseo y luego trabajaba –siempre con su vaso de wiskey y su famoso cigarro en la mano. Más tarde, un descanso para el almuerzo de 2 horas y media. Sin prisas. A las 17 se hacía una buena siesta de una hora y volvía a darse un baño. ¿Creías que uno de los estadistas más reputados del mundo era un hombre estresado?

Pero para costumbres peculiares, las de la escritora Gertrude Stein. Solo podía crear sus poemas en recortes de papel sentada en un coche aparcado. Va a ser verdad que la inspiración llega a cualquier lado… pero a cada uno en el suyo.

Beethoven, Franklin and Churchill

Tú tienes tus rutinas y los famosos las suyas. Mick Jagger, por ejemplo, lo da todo en el escenario y fuera de él, siguiendo cada día su rutina de ejercicios. Lady Gaga, en cambio, dedica 5 minutos al día a la meditación y a los pensamientos positivos para mantener sus inseguridades a raya. oma baños relajantes cada dçia (ella dice que es su hobbys de meditaciche aparcado. Va a ser verdad que la inspiraciariaciones

Oprah Winfrey toma baños relajantes cada día (su hobby, dice ella). El diseñador Marc Jacobs tiene en cambio toda una colección de hábitos. Para empezar se levanta cada mañana con un espresso y un cigarrillo, desayuna exactamente 50 gr de cereales, ni uno más ni uno menos y toma dos pechugas de pollo para comer. Y no solo eso, cuando quiere invocar toda su creatividad e inspiración, suele vestir un kilt. Esta falda escocesa no es que sea lo que más nos gusta del estilo de Jacobs. Pero qué le vamos a hacer… a él le queda bien todo.

Jagger,Jacobs and Oprah

A pesar de que todos estos rituales son bastante curiosos, lo que hacen y cómo lo hacen es, en realidad, lo que menos importa.

No importa lo que hagas, siempre que marque la diferencia entre dejarte llevar y dedicarte a perseguir tus sueños. Es la regularidad al seguir un ritual los que te da la clave. Suele conseguir lo que se propone la gente muy centrada, motivada y disciplinada en su trabajo pero a la vez también se toman descansos regularmente. Sobre todo, espacios para desconectar.

Tener hábitos diarios parece ser una manera de mantener la disciplina, de liberar estrés y de buscar un poco de equilibrio. Es más, te ayuda a vivir de manera consciente y a centrarte en el presente. Todo lo que necesitas para un vida plena.

¿Cuáles son tu rituales diarios? ¡Cuéntanos!

Leave a Comment

Error: Please check your entries!