Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail to someoneshare on Tumblr

Seguramente ya conoces la imagen de este Buda; ese tipo con una panza enorme y que parece estar partiéndose de risa. En efecto, ese al que llaman Buda feliz y que fue la inspiración de nuestra línea Laughing Buddha. Pero, ¿quién fue realmente este hombre pintoresco?

La historia

En realidad se le llamaba Hotei en Japón o Budai o Pu-Tai en China pero se le conoce más como Buda Feliz, o también el cariñoso o amistoso en China. Este personaje se inspira en un excéntrico monje chino que vivió hace unos mil años y que se ha convertido en un referente importante en el budismo y en la cultura shinto.

Pu-Tai se traduce literalmente como “saco de tela”, lo que hacía referencia al atillo que llevaba con él. Pu-Tai parece ser que era un maestro Zen amable, santo y generoso. Su carácter benevolente le hizo ser conocido como Matreya “el buda del futuro”. Pero lo que le dio el apelativo de Buda Feliz fue su enorme sonrisa

La leyenda

Según la leyenda, el alegre santón solía desplazarse de pueblo en pueblo para cumplir su misión: difundir la felicidad y la alegría. Pu Tai era un personaje carismático que atraía a la gente como un imán. Las personas solían arremolinarse a su alrededor y a menudo se le representa con niños sonrientes, a los que adoraba. El monje era conocido por entregar dulces y juguetes que sacaba de su saco. Después lo dejaba en el suelo, miraba al cielo y comenzaba a reír a carcajada limpia. Su risa contagiaba a los demás y, al poco, todos los reunidos a su alrededor comenzaban a reír también. Esa era la señal de que su trabajo había acabado. Entonces cogía su saco y se marchaba a otro pueblo o ciudad. Así conseguía expandir un sentimiento de felicidad e iluminación.

Buddha statue

El poder de la risa

Pu-Tai era hombre de pocas palabras, en realidad, casi nunca hablaba. En las pocas ocasiones que lo hacía era para responder a quien le preguntaba por qué hacía lo que hacía. Él explicaba que entregar dulces era un símbolo, la manera de mostrar que cuanto más das, más recibes. Su bolsa representba los problemas que la gente se encuentra a lo largo de la vida. En lugar de aferrarse a ellos, debe coger distancia alejándose (dejando la bolsa en el suelo) y reírse de ello, porque aunque rías o llores, el problema no va a cambiar. La magia está en la risa y más en concreto, en el poder de la risa. Pu-Tai creía que este poder hacía que los problemas fueran más pequeños y fáciles de manejar.

Y no iba nada desencaminado el monje, ya que se supone que cuando te ríes, tu cuerpo produce unas enzimas de la felicidad. Y es que, cuando te sientes bien, las cosas se ven de otra manera.

Pu-Tai tuvo una vida llena de risas más allá de su muerte, y no exageramos. Sintiendo que se acercaba su final, el monje pidió a sus compañeros que quemaran su cuerpo inmediatamente después de morir. Esto les sorprendió, ya que la cremación no es una costumbre budista pero sus deseos se cumplieron. Pero la sorpresa fue que, al quemar su cuerpo, de repente fuegos artificiales empezaron a estallar en todas partes. Y es que el viejo bromista había escondido en sus ropas petardos y cohetes para montar un buen sarao cuando todos estuvieran tristes. ¡Nos encanta este Buda Feliz!

Buddha children

En China, la tradición es frotar la barriga del Buda Feliz para atraer la buena suerte, la prosperidad y la felicidad.
Sigamos los pasos de este monje legendario y recordemos su sabiduría.
Pase lo que pase, siempre debemos sonreír de nuevo, porque cuando le sonríes al mundo, el mundo te sonreirá también!

Rituals Laughing Buddha

Este post también está disponible en: Inglés Holandés Francés Alemán Sueco

Related posts

Leave a Comment

Error: Please check your entries!