Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail to someoneshare on Tumblr

Durante el verano, nuestra piel necesita una ayuda extra para permanecer sana y radiante, y lo más saludable es exfoliar nuestra piel cada día. La exfoliación regular elimina las células muertas, promoviendo el crecimiento de nuevas y dejando tu piel suave e hidratada. La forma más efectiva de lograrlo es usando un buen exfoliante, y en Rituals, ya sabes que tenemos una amplia gama. Nuestra extensa colección de exfoliantes para el rostro y el cuerpo, están basados en dos ingredientes principales: el azúcar y la sal. Ambos tienen propiedades especiales y producen resultados diferentes. Sigue leyendo y descubre qué tipo de exfoliante se adecúa mejor a tu piel y aprende cuál es la mejor forma de aplicarlo.

Sal ideal para la piel seca

En el antiguo Egipto, todos los rituales de belleza acababan con la aplicación de sal natural. Combinándola con aceite de oliva o con aceite de almendras, ambos ricos en vitamina E, las mujeres egipcias utilizaban las propiedades exfoliantes de la sal para rejuvenecer su piel. Los exfoliantes de sal son particularmente beneficiosos en la restauración de la humedad de la piel seca. Ya que la sal es más gruesa y abrasiva que el azúcar, debe utilizarse únicamente en las partes más secas del cuerpo. Una continuada rutina de exfoliación puede renovar y revitalizar incluso la piel más descamada.

La sal tiene propiedades antisépticas y cicatrizantes: exfoliar con sal puede suavizar zonas de imperfecciones que se forman en la parte posterior de los brazos y de las piernas, cuando la piel muerta bloquea los poros. Nuestro exfoliante preferido es el de The Ritual Of Hammam, ya que utiliza sal de mar, intensamente purificadora.

Azúcar ideal para la piel sensible

Los antiguos romanos, igual que los egipcios, utilizaban ingredientes muy interesantes para mantener su piel joven y sana. A menudo se bañaban con una mezcla de azúcar, miel y leche. Los exfoliantes de azúcar son un poco más suaves para la piel que los hechos con sal, ya que las partículas del azúcar son más pequeñas y menos abrasivas. Por lo tanto, te la recomendamos si tienes la piel sensible y necesitas una exfoliación más suave.

Los exfoliantes orgánicos de azúcar eliminan las impurezas y desplazan suavemente las células muertas de nuestra piel. El azúcar es un exfoliante natural, que mezclado con aceites y agradables aromas, puede hacer que tu piel vuelva a resplandecer. De nuestros rituales te recomendamos el exfoliante The Ritual Of Sakura ,donde el azúcar se mezcla con el aceite, para que puedas limpiar tu piel sensible sin irritarla.

Cómo aplicar exfoliantes de sal y de azúcar

Ahora que conoces la diferencia entre los exfoliantes de sal y los de azúcar, podrás elegir mejor cuál es perfecto para tu piel. Purifica tu cuerpo y estimula tu energía siguiendo estos sencillos pasos:

1. Aplica el exfoliante sobre la piel húmeda.

2. Masajea suavemente con movimientos circulares el exfoliante sobre tu piel.

3. Aclara el exfoliante con agua tibia.

4. Prepárate un baño caliente para suavizar aún más tu piel.

5. Y por último aplícate una buena crema hidratante después del baño para conservar la suavidad.

Repite este proceso una o dos veces por semana, dependiendo de tu tipo de piel, y te aseguramos que te sentirás rejuvenecida. Con los exfoliantes de sal o azúcar de Rituals, volverás a enamorarte de  tu piel.

Este post también está disponible en: Inglés Holandés Francés Alemán Sueco

Leave a Comment

Error: Please check your entries!