Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail to someoneshare on Tumblr

¿Cómo van tus planes de verano? Este el momento ideal para relajarte en la playa, para encontrarte con tus amigos aprovechando el solete o simplemente para estar al aire libre. Otra de las grandes ventajas de esta época del año es ser un gran momento para conseguir una buena dosis de vitamina D de forma natural. Después de todo, el sol es la mejor fuente de este nutriente. Pero, ¿por qué es tan importante?, ¿cómo puedes asegurarte de que consigues lo que necesitas? ¡Te lo explicamos!

Tener un nivels adecuado de vitamina D es vital para tu salud. La necesitas para tener unos huesos saludables, para tu sistema inmunitario, para protegerte de los resfriados y en incluso para luchar contra la depresión. La deficiencia de vitamina D está también relacionada con las enfermedades coronarias y varios tipos de cáncer.

Al contrario que muchas otras vitaminas, la vitamina D es bastante fácil de conseguir, ya que la produce nuestro propio cuerpo. Hay algunos alimentos que aportan una buena cantidad de vitamina D, como el pesado azul o los huevos pero la manera más natural de conseguir lo que necesitas es la exposición de tu piel a la luz del sol. ¡Es muy fácil! La luz solar provoca que el cuerpo produzca vitamina D y después los riñones la transforman en su forma activa.

A pesar de que es bastante fácil conseguir vitamina D, mucha gente presenta una deficiencia en ella, en gran parte por las costumbres de vida actuales. Nuestros hábitos, que implican pasar mucho tiempo en interiores y trabajar muchas horas, no facilitan tomar tanta vitamina D como generaciones atrás. Obviamente, no es lo mismo que te dé el sol al aire libre que detrás de una ventana. Necesitas una exposición directa al sol para adquirir sus beneficios.  Por lo tanto debes organizarte y asegurarte de salir lo suficiente al exterior para aprovecharte de los beneficios de los rayos solares.

No solo la vida moderna influye en nuestras posibilidades de tomar la vitamina D que necesitamos, también hay otros factores que lo determinan. Uno es el lugar en el que vivimos. Cuanto más lejos estemos del ecuador, más débiles serán los efectos del sol. El tono de la piel y la edad también son importantes en la producción de vitamina D. EL alta pigmentación de la piel bloquea la luz social, de manera que las personas con piel oscura puede que no sean capaces de producir suficiente vitamina D es posible que sean deficientes en ella. A medida que nos hacemos mayores nuestra capacidad de producir vitamina D disminuye, por lo que aumentan las posibilidades de tener alguna deficiencia.

Respecto a las variables en juego, es difícil establecer cuánto sol es suficiente, pero es posible hacer una estimación. Para conseguir una dosis adecuada de vitamina D, durante el verano es suficiente con unos 15 minutos al sol con algo de piel expuesta, algo bastante fácil en nuestro clima simplemente si vas andando por la calle. Pero no lo olvides, es muy importante que protejas al mismo tiempo tu piel de los rayos perjudiciales del sol para evitar tener problemas más adelante en tu piel. Durante el invierno, si estás en uno o más de los grupos en riesgo por posible deficiencia, intenta pasar más tiempo en el exterior y aumenta tu consumo de vitamina D a través de la dieta, incluso con suplementos como pastillas. Pero te aconsejamos que, antes de hacer esto último, consultes antes a tu médico.

 

 

Este post también está disponible en: Inglés Holandés Francés Alemán Sueco

Leave a Comment

Error: Please check your entries!