Tus pies contienen más de 72,000 terminaciones nerviosas y por eso se convierten en una de las partes más sensibles de tu cuerpo. Y en verano, aún más ya que están más expuestos porque usamos chanclas, sandalias o porque estamos descalzos en la playa. La buena noticia es que si no tienes tiempo o recursos para ir a la pedicura, puedes hacerlo tú mismo en casa. Compartimos seis pasos básicos para que puedas disfrutar de una sesión de pedicuría en casa y con tus propias manos.

 

1. ¡Sumérgelos!

Cuando has estado de pie todo el día, sumergir los pies en agua tibia es siempre una buena idea y el primer paso de toda pedicuría. Además proporciona muchos beneficios físicos: relaja los músculos, suaviza los callos y reduce la hinchazón, y por supuesto, tiene un efecto extremadamente relajante en la mente. Intensifica este primer paso agregando al agua sal de Epsom, que puede ayudar a eliminar toxinas y aliviar la piel seca.

 

2. Exfolia para una piel nueva

La exfoliación ayuda a mantener tu piel saludable al estimular el crecimiento celular, y eso también incluye la piel de tus pies. El exfoliante para pies The Ritual of Dao suaviza y refresca la piel, combinando el efecto refrescante de la menta china con la acción suavizante de Yi Yi Ren. Masajea tus pies para eliminar las células viejas de la piel y darle paso a las nuevas, luego enjuaga tus pies con agua tibia.

 

3. Momento uñas

Recortar adecuadamente las uñas de los pies es una parte muy importante del aseo personal y de una buena pedicura. Te recomendamos utilizar tijeras para uñas de los pies, no tijeras para cortar las uñas de las manos, porque no son lo suficientemente grandes como para hacerlo bien. Recuerda siempre secar tus pies antes de cortar las uñas, ya que si están mojadas se pueden quebrar y doblar con facilidad. Haz pequeños cortes en la uña en línea recta para obtener un mejor resultado y si no quedan como quieres, puedes limarlas usando una lima de uñas de calidad.

 

4. Mmmmm… masaje

Tenemos que reconocerlo; esta es nuestra parte favorita de hacernos la pedicura. Además de que te hace sentir muy bien, darte un buen masaje de pies alivia el dolor, reduce la ansiedad y mejorar la circulación. Sea cual sea el tipo de masajes que te hagas, te sugerimos prestarle atención a los arcos del pie porque suelen estar tensos, especialmente si has tenido un día activo. Usa un aceite de masaje con un aroma relajante para que hacerte los pies en casa sea aún mucho mejor.

 

5. El secreto de la suavidad

Al igual que la exfoliación, hidratar la piel es esencial para tener pies saludables. Tus pies soportan diariamente mucha presión y eso hace que se resequen. Si no los hidratas, la piel comienza a agrietarse y te puede causar dolor, incluso una posible infección. Te sugerimos utilizar el bálsamo para pies The Ritual of Dao, ya que fue diseñado para revitalizar, nutrir y refrescar los pies cansados. Aquí te damos otro consejo clave: si aún sientes que tus pies están secos (algo que puede pasar por una larga exposición al sol, por ejemplo) puedes aplicar un poco de crema corporal en los pies antes de acostarte y dormir con calcetines. Esto hidrata intensamente tus pies durante la noche justo cuando nuestra piel está ocupada reparándose.

 

6. Exprésate a través del color

Ahora que tus pies se sienten increíbles, es hora de que también se vean fabulosos. Puedes combinar el color del esmalte de tus pies con el de tus manos, con tu ropa o incluso con la estación del año. Para que el esmalte dure más, haz en las uñas de tus pies lo que haces con las de tus manos, aplica primero una capa como base. deja que se seque, aplica el color y luego una última capa.

Cuidar tus pies tiene un gran impacto en el resto de tu cuerpo y mente. Dedícales el tiempo que merecen y disfrutarás de todos los beneficios.

Este post también está disponible en: Inglés Holandés Danés Francés Alemán Bokmål Portugués, Portugal Sueco

Leave a Comment

Error: Please check your entries!