A diferencia del eng shui, el concepto japonés wabi-sabi no sigue reglas, sino más bien invita a un cambio de mentalidad. Mejor descrito como el arte de encontrar la belleza en la imperfección, es una mezcla de dos cosas: wabi (simplicidad y humildad) y sabi (el paso del tiempo y la belleza de la edad). Honra todas las cosas viejas, erosionadas e imperfectas y es una forma de vida cuyo principio es amar todas las cosas como son.

Un espacio interior que respira la tendencia wabi-sabi, inspira el minimalismo que se enfoca en las personas que viven en ese lugar más que en cualquier otra cosa. Todo se reduce a lo esencial, los objetos útiles, que irradian belleza o te provocan nostalgia (o las tres). No habrá por ejemplo objetos intencionalmente modificados para que luzcan vintage, ya que la belleza aparece cuando el tiempo toma su curso natural. Se cree que las cosas son hermosas tal como son. Por eso el principio fundamental del wabi-sabi es la “perfecta imperfección”.

Como el wabi-sabi no es exactamente un estilo específico de decoración, es difícil aconsejar sobre lo que deberías hacer o no para llevarlo a la práctica. Siéntete libre para experimentar y encontrar lo que te hace vibrar a ti, si es natural y para nada forzado, entonces estarás en un espacio wabi-sabi. Nos gustaría darte algunos consejos para que encuentres la belleza en la imperfección. No hay una manera “correcta” de hacerlo; simplemente tienes que cambiar la perspectiva, alejarte de una visión perfeccionista para acercarte a una de revalorización.

Valora lo “viejo”
En lugar de sentirte avergonzado por los muebles viejos y usados con marcas y rasguños, trata de valorarlos por su naturaleza imperfecta. Esas marcas cuentan una historia y hablan del paso del tiempo; y no podrías encontrar ninguna de estas dos características en una mesa nueva. Apréciala por sus grietas e imperfecciones porque simbolizan el paso del tiempo y el uso con amor que se le ha dado.

Valora lo natural
Fíjate en los objetos que llevas a tu hogar y busca opciones naturales como madera y piedra por ejemplo. Cuando elijas colores, busca inspiración en la naturaleza. No dudes en decorar con objetos hechos a mano, ya que le darán un encanto especial al espacio.

Menos es más
Puede ser tentador agregar constantemente cosas nuevas en casa, pero el wabi-sabi se centra en deshacerse de lo innecesario. que realmente te importan tienen el protagonismo que merecen. No te esfuerces pensando en agregar “el toque final”, esa es la clave del wabi-sabi.

Lo que importa es la luz
Los espacios del wabi-sabi están tenuemente iluminados. Cambia lasluces potentes por unas más tenues como la de las lámparas de mesa y las velas.

Piensa en el medioambiente
Dándole la bienvenida al wabi-sabi crearás un ambiente mucho más agradable. Al enamorarnos de cosas imperfectas, ya no sentimos la necesidad de comprar cosas nuevas y ayudamos a disminuir el consumo, ahorrando dinero y colaborando con el bienestar de nuestro planeta.

Cambia la mentalidad
El wabi-sabi se centra en la gratitud por lo que ya tenemos en lugar de en el deseo de tener algo nuevo. Este cambio de perspectiva nos ayudará a sentir paz interior y a sentirnos felices en el momento presente. Piensa en el ciclo natural de crecimiento y deterioro, porque al hacerlo, serás más consciente de la naturaleza y la vida.

¿Entonces, a qué esperas? Deja entrar en tu casa y en tu vida el concepto wabi-sabi y crea un hogar más feliz, pleno y con alma.

 

Este post también está disponible en: Inglés Holandés Danés Francés Alemán Bokmål Portugués, Portugal Sueco

Leave a Comment

Error: Please check your entries!