Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail to someoneshare on Tumblr

Los humanos somos seres de hábitos. Tanto si es consciente o inconscientemente, realizamos varios rituales al día. Algunos de ellos pueden ser tan simples como tomarte una taza de té Earl Grey mientras das un vistazo a los titulares del día. Otros, requieren más intención y tiempo como escoger el camino más largo para ir al trabajo y poder disfrutar del entorno y relajarte antes de llegar. Los hay que aún necesitan un mayor esfuerzo, como preparar una cena deliciosa y saludable para disfrutarla en familia cada noche. Cualquiera de ellos que hagas, todo está en tus manos.

Los rituales son importantes porque son una puerta abierta a nuestro espíritu creativo. Son una manera de tener tiempo de parar, recargarnos y dejarnos pensar de una manera diferente. Podemos relajar tanto nuestros cuerpos como nuestras mentes haciendo determinadas cosas. ¿Quién no ha tomado alguna vez un baño después de una dura y larga semana? Pero además, podemos mejorar aún más la experiencia y transformar nuestro baño en un spa, usando la colección de productos corporales de The Ritual of Hammam junto con sus velas aromáticas para crear la atmósfera perfecta. Una vez nuestro cuerpo esté relajado, podremos centrarnos en el alma, tal vez leyendo un libro de nuestro poeta favorito mientras disfrutamos en nuestro spa privado.

Los rituales diarios pueden ser muy diferentes, pero todos nos ayudan a dirigir nuestra energía y a concentrarnos en el momento presente. La vida actual está llena de distracciones y exigencias; los cambios suceden muy rápido y necesitamos una adaptación constante. Lo rituales son, a veces, la única constante en nuestras vidas y pueden tener una influencia muy positiva en nuestro bienestar. Después de un día estresante, algunos recurren a un baño para calmarse, otros pueden hacer yoga y otros encender unas velas para meditar en silencio. Todas estas cosas potencian la estabilidad y un sentido del equilibrio. Esta es solo una de las razones por la cual los rituales son importantes: nos mantienen centrados en un mundo que está en continuo cambio.

¿Te gustaría centrarte más en el ahora y estar más presente en el momento? Crear nuevos rituales es una manera excelente de hacerlo. Puede sonar un poco intimidante al principio pero, como decimos, incuso la más simple de las tareas puede transformarse en un ritual significativo. El primer paso para conseguirlo es identificar qué actividades cotidianas te tranquilizan; aquellas que te hacen descansar de manera natural. Tómate un tiempo para pensar en qué aspectos de tu vida te traen paz y procura tener tiempo y espacio para practicarlos de manera regular.

¿Te relaja escuchar música clásica? No importa lo ocupado que estés, regálate al menos diez minutos de Mozart. Esto no solo potenciará tu serenidad al instante, sino que además será algo que desearás hacer cada día, a pesar del estrés que te rodee. ¿Pasas muchas horas delante del ordenador y solo te sientes bien cuando pones tu cuerpo en movimiento? Sal a comer y date una vuelta a la manzana antes de volver a trabajar. Sé consciente de la agradable sensación de desplazarte con fluidez sobre tus piernas. ¿Hay acaso algún programa de televisión que te encanta? Grábalo (evitando la molesta publicidad, que desperdicia tu valioso tiempo libre), acomódate en tu asiento más confortable y déjate ir con la ligereza de un programa o de una serie de humor. No es necesario que los rituales sean profundos o complicados para ser efectivos. Solo es necesario que los realices de manera consciente y regular.

Este blog es el número 10 de las 10 maneras para ser la mejor versión de ti mismo. Descubre cómo traer más salud, felicidad y paz a tu vida aquí.

Este post también está disponible en: Inglés Holandés Francés Alemán Portugués, Portugal Sueco

Related posts

Leave a Comment

Error: Please check your entries!